Site Stats

16 nov

Cuando un@ hace un blog público sabe que en él puede entrar cualquiera.

Hay veces que eso mismo no lo tenemos en cuenta y puede que sus palabras traigan consecuencias indeseadas y hay otras que, teniéndolo en cuenta, las consecuencias importen tres pitos.

Desde bien pequeña he escuchado cosas como que ‘la caridad bien entendida empieza por uno mismo’ o.. ‘si quieres que te respeten, respétate tú más que nadie’.

Al margen del ápice de egocentrismo en tales premisas se esconde una verdad más allá de la propia persona.

Llega un momento en la vida en el que no es que la cuestión sea, como he dicho arriba, que importe tres pitos lo que piense el resto sino que también el resto ha de darse cuenta de que le importa a uno.

La grandeza y, a su vez, pequeñez de internet es un hecho.

Da igual el sitio o la hora, uno tiene acceso a lo que quiera y cuando quiera. Eso es así.

Odio las dobles morales así que resta decir eso de ‘los peligros de la red’.

Siempre he considerado a la misma fiel reflejo de la calle. Si uno no va con un cartel con su número de teléfono o el de su tarjeta de crédito.. ¿por qué hacerlo por la red?

Einstein dijo que había dos cosas infinitas; el universo y la estupidez humana y de la primera no estaba tan seguro. Lo secundo.

Traspasé este blog desde spaces.live.com ante su supuesto inminente cierre y con su idea original así pretendí seguir. Nunca tuve intención de ser leída. Éste no dejaba de ser un medio que me resultaba atractivo para desfogar paranoias personales.

Ultimamente tengo más visitas de las que, dicho lo anterior, esperaba y si por alguna razón alguien se siente molesto, ofendido, desconcertado, desorientado, perplejo o cualquier otra cosa le recomiendo lo que Jorge Javier Vázquez le dijo, no hace mucho, a Ferrán Monegal: Oiga, si no le gusta no lo vea.

Ferrán Monegal, para quien no lo sepa, es, entre otras cosas, ‘crítico televisivo’ y su cebamiento con el programa de TelecincoSálvame‘ me ha terminado por resultar irrisorio en grado sumo.

Una cosa, al igual que con este blog, es que uno entre eche un vistazo, le guste o no y opine e, incluso, despotrique un día pero de ahí al seguimiento cuasiobsesivo..va un mundo.

Alguien dijo una vez algo así como.. ‘qué más da que hablen mal o bien de mí.., la cuestión es que hablen’

Pues eso, que pan con queso.

La misma libertad existe para exponer algo como el resto tiene de verlo o no.

11 nov

Nunca me ha gustado andar a oscuras.

A veces uno sabe el camino pero al faltarle luz se choca una y otra vez porque le resulta imposible medir bien las distancias.

Eso, entre otras cosas, puede llevar a la impotencia y a mí la impotencia me genera más impotencia. Es como una pescadilla que se muerde la cola y, al final, ¿qué se puede hacer?

Yo no lo sé. Lo más lógico, para no chocar, podría ser desde esperar que volviera esa luz a andar con más cuidado, poniendo los 5 sentidos, y alguno más si hace falta.

Hay quien cree en la astrología y dice que todos nacemos bajo el influjo de tal o cual planeta, que la luna provoca cambios y que las estrellas nos protegen..

Yo necesito una estrella, una palabra, un ‘algo’.

Hace muchos años me dieron a conocer esta canción.. Siempre me gustó pero hoy más que nunca le veo sentido a la misma. Expresa infinitamente mejor que yo como me siento…

 



Ahora o nunca.

9 nov

Siempre he sabido que la mejor forma que tengo de expresarme es escribiendo e incluso hay veces que hasta de eso dudo.

Desde no hace ni una semana camino, metafóricamente hablando, por mi vida intentando entender que pasó para que todo se acabara y para que, aún habiéndose acabado, los sentimientos sigan donde están.

Supongo que me resultaría más fácil de entender y me dolería ‘menos’ si, como pasa muchas veces, todo se hubiera acabado sin amor.

Pero las cosas han sucedido así y las elucubraciones mentales dejan de tener sentido cuando todo se podría entender en una conversación.

Me dicen que se entiende mi dolor pero que tb me rayo demasiado. Yo alego que, para mí, ‘la cantidad de dolor es directamente proporcional a la cantidad de amor’ y del primero incluso más.

Si no sufriera, no amaría. Si no me importara, no amaría.

‘Hoy’ mi mundo es un pequeño limbo. Un rincón de almas perdidas, de recuerdos de olores, momentos y sensaciones que ansían y buscan su paz.

Pero también me he dado cuenta de mi parte racional, quizá aquella en la que nace la sensación de supervivencia.

Considero de un atrevimiento feroz el dar por sentado sentimientos ajenos así que yo, en mi soledad, me centro en los míos y me dicen que deje de sufrir porque si alguien te quiere no te abandona, no te deja padecer de la manera que estoy padeciendo yo.

Eso me provoca rabia, impotencia, muchas más lágrimas y cada vez que lloro me pregunto por qué lo hago. Por qué lloro por alguien que es incapaz de hablar conmigo cuando dice que me quiere. Eso me hace volver a la rabia.

Y esas tres cosas: rabia, impotencia y llanto se han convertido en un círculo vicioso que no creo merecerme y que, por instinto, por supervivencia, he de apartar de mí.

Mi racionalidad tb me dice que si todo se acabó.., pues todo se acabó. No hay lugar para alargar esperas, esperanzas y penas.

No tengo quince años ni aspiro a ser un juguete roto. Por mucho amor que sienta he de ser consciente de mis propios límites y mi límite me dice que o ahora o nunca.

Visto para sentencia.

8 nov

Hace relativamente no mucho tiempo (2 años a lo sumo) aprendí, y mira que me lo comentaban, que en esta vida había realmente malas personas.

Siempre quise creer que en el fondo, muy muy en el fondo, todos teníamos corazón y sentimientos positivos pero nada más lejos de la realidad.

Tuve la ‘desgracia’ de toparme con uno de los seres más retorcidos, emocionalmente hablando, y eso fue crucial a la hora de quitarme la venda de los ojos.

Pero, claro, con quitarnos sólo la venda no basta. Hay veces que también debemos cubrirnos las espaldas y eso me enseñó otra cosa de relativo valor: la importancia de guardar sms.

Nunca supe bien hasta que punto se admitían en probatorias de juicios pero tras investigar me encontré con diversos foros jurídicos en los que se detallaban diversos procedimientos para incluirlos en tales. Su valor probatorio está demostrado en jurisprudencia. Otra cosa es el tema de la privacidad de los datos emisor/receptor pero estos no tienen que ver la luz más allá de las personas involucradas y el proceso judicial. Así que dicha privacidad tb está garantizada.

Admito que es un tema delicadísimo pero me parece importante compartir esta información para quien la pueda necesitar.

Personalmente nunca he tenido ni tengo intención de querellarme contra nadie pero, y he aquí el quiz de la cuestión, nunca se sabe.

Humanamente hablando nadie tiene derecho a amenazarnos, coaccionarnos, insultarnos, etc ni vía cara a cara ni vía sms ni por ningún tipo de vía pero si se da el caso y es por sms hay que decir que cierto amparo legal existe.

Hablar de esto hoy tiene su sentido. A lo poco que llevo durmiendo casi dos semanas ayer se sumó otra de aquellas noches terribles que había empezado a olvidar. Empecé a recibir llamadas a las casi 3 de la mañana y, posteriormente, los citados sms. Como ya digo, terrible.

Me tildaron de mártir, y yo pensando.. ‘¿mártir? son las 3. mañana trabajo’, espía (como si yo tuviera/hubiera tenido intención de espiar a nadie), loca de la informática (evidentemente en el tono más despectivo que alguien se pueda imaginar). Lo de hija de puta no me quedó muy claro pero ahí están los mensajitos para que cada cual le de la interpretación que quiera. Me amenazaron con llevarme a mí a juicio; me gustaría saber por qué (O_o).

Pero diré una cosa.. lo que peor peor peor me sentó, aparte del hecho de joderme el sueño, es que me dijeran que si tan mal me iba con los hombres era por mi culpa.

Siempre he considerado el término culpa como algo muy relativo. En esta vida considero que hay problemas, de mayor y menor importancia, a los que hay que ponerle soluciones. Los problemas y la actitud que se toma ante ellos los considero hechos y ahí, vuelvo a repetir, que cada uno interprete lo que quiera.

Pero, retomando el tema, que viviendo lo que estoy viviendo con la persona que más quiero se me hable de culpas es algo que me ha tocado la fibra.

El saber, el conocer el por qué pasan las cosas la mayoría de las veces es cosas de dos y otras muchas veces cosa de cada uno, por separado, según la visión que se tenga. Así que yo pregunto..¿quién cojones es nadie para hablar de culpas cuando no tiene ni puta idea del tema porque no ha vivido la situación?

Nuria dixit.

Sacrificios.

7 nov

Permitidme que comience esta entrada con uno de los sonetos más bellos de Shakespeare (nº 116):

Ante la unión de espíritus leales, no dejéis, 
que ponga impedimentos. No es el amor, 
que enseguida se altera, cuando descubre cambios 
o tiende a separarse de aquel que se separa. 

El amor es igual que un faro inamovible, 
que ve las tempestades y no es zarandeado. 
Es la estrella que guía la nave a la deriva, 
de un valor ignorado, aún sabiendo su altura. 

No es juguete del Tiempo, aun si rosados labios 
o mejillas alcanza, la guadaña del Tiempo. 
Ni se altera con horas o semanas fugaces, 
si no que aguanta y dura hasta el último abismo. 

Si es error lo que digo y en mí puede probarse, 
decid, que nunca he escrito, ni amó jamás el hombre. 

Dicho esto creo que a todos nos gusta la idea de que cuando necesitamos algo aquel/aquella en quien depositamos nuestros más íntimos anhelos esté ahí bien para apoyarnos bien para procurárnoslo pero si algo bien cierto es también es que por mucha complicidad y madurez existente el ser humano no puede pretender la imperancia de su necesidad.

A veces hay que ceder y otras, las delicadas, hacer sacrificios.

Estos últimos pueden ser de muchos tipos. Morales, económicos, familiares, sociales.. pero creo que hay uno que es el más duro de todos, el sacrificio del corazón.

Y es que.. aún sabiéndose amado y sabiendo que se ama, renunciar a ese amor por causas que se escapan a ambos es uno de los mayores fracasos personales que uno puede vivir.

Ese fracaso es demoledor en un primer lugar para el alma pero cuando uno consigue aparcar la tristeza a un lado y da paso a la mente.. el fracaso es aún mayor.

Uno empieza a darse cuenta de sus propias debilidades, del por qué de ese inmerecido amor y aunque en infinidad de ocasiones pasadas creyera que hacía todo lo posible se da cuenta de la pequeñez de sus esfuerzos.

Después uno coge, suma, resta y divide todo eso y sólo se siente capaz de llamarse lo que me estoy llamando a mí misma: miserable.

No sé ni por qué escribo sobre esto porque ante tal fracaso lo mejor que puedo hacer es replegar y evitar, así, infligir más pena pero, bueno, tampoco me parece mala idea ser sincera y admitir las críticas.

 

Los segundos queman.

5 nov

Ayer intenté, sin adornos, ponerle palabras a mis sentimientos.

Intenté hacerle ver a una persona lo que me importaba traduciendo en mi cerebro lo que mi corazón le dictaba.

Hoy vuelvo para hacer lo mismo y lo primero que me sale decir es: pena. Siento una pena enorme.

Sigo sin entender nada pero hoy me asalta una duda más. Por qué no he obtenido respuesta. Igual se tiene el firme convencimiento de que ‘no me la merezco’. Igual no hay interés en responderme o igual se siente demasiado mal para hacerlo. Creo que la compatibilidad en las opciones está servida.

Pero yo me siento sola en esta lucha por el amor.

Ayer, como todos los martes y jueves, me fui a tomar un café mientras Sergio estaba en inglés. En la cafetería tenían encendida la tele. Echaban, en canal plus, una película que estrenaron, si mal no recuerdo, a principios de año. Solomon Kane.

No tengo pretensión de hablar de esa película. Tan sólo me ha venido a la cabeza por la, salvando las distancias, situación que se desarrolla en ella.

Es como si Solomon tuviera que enfrentarse a un ‘no sé qué’. Pero, claro, es una ‘peli’ y en las pelis ya se sabe que el final es al gusto del guionista/director/productor. Pena que la vida no sea así tb.

No sé qué hacer. Ojalá fuera yo Solomon Kane y venciera a los demonios espada en mano pero… no tengo espada.

De la persona que puede ayudar no sé nada. Imagino que, por la hora que es, está trabajando, de mejor o peor humor; quiza ‘ausente’.

No sé si estoy intentando salvar algo insalvable ya. Sabe Dios que no será porque yo no quiero.

Acabo de mandar un sms porque, las cosas como son, no tengo otro medio. Sé que podría llamar pero, como dije ayer, no sé qué decir aparte de lo que aquí digo y.. ni siquiera sé si me cogerían el teléfono.

Hacía años que no sentía algo así. Ni para bien ni para mal. ¿Qué siento aparte de la pena? Angustia.

Siento una opresión tal que es como si me ahogara al respirar. Sé lo que significa: miedo. Miedo de perder a una de las personas que más quiero.

Pero sigo diciendo una cosa: no mentí. Y no lo repito por reivindicar nada. Lo digo porque necesito decirlo y, si esa persona lee esto, que lo vea también.

Sabe Dios que vendería mi alma al diablo ya no por borrar estas casi dos semanas sino porque se diera cuenta. Se suele decir que las cosas pasan por un motivo. ¿Cuál es el motivo de esto?

Joder, no puedo más. :(

Only pain

4 nov
 
Hoy no estoy ni para preámbulos ni para composiciones de ésas elaboradisísimas que a veces, pienso, sólo entiendo yo.
 
Hoy sólo siento dolor y creo que cuando algo duele es porque importa.
 
Tengo un conocido en el messenger que tiene una frase que reza: Hay tres cosas que jamás se deberían romper: Los juguetes, las promesas y los corazones.
 
Yo tengo el corazón roto no, destrozado.
 
Siempre se dice que una misma historia puede tener visiones distintas según quien la cuente. Lo siento pero en este caso no estoy de acuerdo porque no hice nada.
 
Hace dos días me dijeron que preguntaba poco, que insistía poco. Me dolió. Lo dijo el marido de una amiga y me dolió porque no era verdad.
 
Me he devanado los sesos, he insistido, preguntado, esperado, y desesperado y ¿qué he obtenido?. Nada.
 
Mi amiga Lorena me decía ayer que no me sintiera culpable; que no había hecho nada. Lo único que hice fue mirar de frente y decir la verdad y no se me creyó.
 
No sé por qué tienen que pasar estas cosas. He llegado al límite en el sentido de que el término ‘lección de vida’ es como una gota de vinagre cayendo sobre una herida. Escuece.
 
Me gustaría pensar que, en alguna parte, hay una persona reflexionando sobre lo que ayer pasó. Me gustaría pensar que después de esa reflexión se va a dar cuenta de que realmente no hice nada pero…dudo que eso pase.
 
——————————————————————————————————-
Existe la posibilidad de que leas esto o de que no lo hagas. Es algo que ignoro puesto que no puedo saber/ver lo que hacen otras personas en su tiempo (y/o, mejor dicho, cuando no están conmigo). Sólo decirte que si lo haces, si lo lees, que sepas que te espero.
 
Si me preguntan un día después qué pasó sólo podría responder lo que yo percibí, sin mentiras, sin engaños.
 
Te abrí la puerta, dolida y triste por todo lo que ha estado pasando y me encontré a un tú sin mochila. Me dí cuenta. Pregunté y no tenías nada que decir después de lo sucedido. Te dije la verdad y no me creiste. No lo entiendo y me duele.
 
Te he ofrecido mi ayuda para que te abras y la has rechazado. Siempre te he dicho la verdad, te he contado las cosas como eran y.. no me has creído.
 
Te conozco y sé que tu visión será la de que yo te eché. ¿Qué hubieras hecho tú? ¿Qué tenía que haber hecho yo? ¿Quedarnos mirándonos el uno al otro sin decir nada?
 
Creo que piensas que no te quiero (igual que ni te he querido) y aquí te digo que eso no es verdad. Quererte fue algo que me salió de manera natural. Algo que nunca decía porque, de verdad, tampoco me lo decías tú. En los últimos tiempos empezaste a decir palabras como amor y cariño y no sé si te diste cuenta o no pero me emocionaba al oirlas.
 
No sé si alguna vez sabré qué te he hecho para que no me creyeras.
 
No sé si esperas algo de mí, Jesús. No sé si esperas un sms, una llamada, un mail o qué. LO JURO POR DIOS QUE NO LO SE.
 
Tampoco entiendo que alguien se vaya de un sitio como con idea de no volver jamás y deje aquí ciertas cosas suyas, personales: zapatillas, cámara de fotos..
 
No entiendo nada, Jesús. Y tú no explicas nada. Si no te quisiera ni tuviera interés no preguntaría, no tendría dudas, no me dolería. ¿No te das cuenta? ¿Qué esperas que haga por tí que no haya hecho ya?
 
Como digo aquí, no sé si te fuiste con ánimo de no volver nunca, de no responder nunca, no sé si sientes ya o no que te has quitado un peso de encima. Te juro por Dios que NO LO SE.
 
Puede que esperes una llamada mía o puede que no. Si nunca lees esto no sabrás entonces que no te voy a llamar pero no por orgullo, si no porque no sé qué decirte más de lo que aquí escribo. Ultimamente cosa que he dicho, cosa que ha parecido mal dicha. NUNCA HE TENIDO INTENCION DE ATACARTE. Por Dios, ¿cómo te lo tengo que decir?
 
Estaba en la calle, como cualquier otro día. ¿Qué he hecho? No paro de llorar y necesito que lo sepas. Necesito decirte que no estoy bien, que eras lo mejor que tenía y que he intentado por todos los medios que entendieras que estaba ahí por tí y para tí cuando lo necesitabas. No lo has querido y no sé por qué.
 
Pido que leas esto y que te des cuenta de que no te mentí. Tb es cierto que creo que debes leerlo por tí, para que veas lo que pienso respecto a tí, a tus cosas, a todo.
 
Qué más quieres que te diga. No hay adjetivos suficientes. Me faltan las fuerzas, he salido a la calle intentando retener las lágrimas y, ¿la verdad?, empiezo a pensar que estoy haciendo el imbécil. Estoy aquí sola, intentando hacer una radiografia sincera de mi alma, intentando abrirte mi corazón y..es como si tuviera la sensación de que no voy a conseguir nada. Qué frustración, qué impotencia.
 
Me voy. No sé si mi sinceridad es suficiente para que te des cuenta de que ayer te equivocaste o no pero. Jesús, no puedo hacer más. Si me quieres creer, me alegraré y si no.. supongo que es lo que me toca.
 
Sé que no soy quien para poner plazos pero.. si en dos días no me has respondido..acéptame que entienda que no lo vas a hacer. Espero que lo entiendas pero necesito saber y no puedo dejar cosas en el aire porque estoy muy jodida y esperar respuesta de alguien sin saber si lo va a hacer me mata por segundos.
 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: